La Reina del Cantábrico

La Reina del Cantábrico
La anchoa del cantábrico, denominada también técnicamente "Engraulis encrasicolus" es una especie pelágica (vive entre dos aguas, a profundidades cambiantes) gregaria (bancos de pesca) y de corta vida (puede vivir entre tres y cuatro años) una de las características más sobresalientes es que se encuentra en el primer lugar de la cadena trófica, esto significa, que solo come plancton pero, a su vez, es devorada por otras especies mayores. Su enorme boca, que en determinadas ocasiones le ha proporcionado el nombre de "bocarte" cuando se consume fresco, se debe precisamente a su alimentación con plancton.
 

La Costera de la Anchoa

La Reina del Cantábrico
La anchoa del cantábrico se pesca en los meses de primavera, es en esa fecha cuando los bancos de pesca se aproximan a la costa con el fin de completar su ciclo reproductor, el cual viene directamente determinado por la temperatura de las aguas. Esta aproximación a la costa es lo que tradicionalmente se ha venido denominando "La Costera de la Anchoa".

La anchoa se pesca con redes de cerco, un sistema de pesca sumamente respetuoso con el medio ambiente.

Los barcos identifican los bancos de pesca o cardúmenes y proceden a rodearlos desde la superficie, dejando caer al mar las artes de pesca en tanto van girando la embarcación en redondo, describiendo un ángulo de 360º; cuando el cerco se ha completado, la malla se cierra por debajo e impide a la pesca escapar. Esta se va extrayendo de la red de cerco mediante un enorme redeño que recibe el nombre de "zalabardo". La anchoa se sube viva a bordo. Este sistema de pesca es muy selectivo y respetuoso con el medio ambiente.
 

Conservación

La Reina del Cantábrico
Al igual que otros tantos pescados, la anchoa se ha conservado desde antiguo en salazón, esto conllevaba que, antes de su consumo fuese necesario un cierto tratamiento de la pesca. Es a finales del siglo XIX, cuando se da con el método, el cual va a permitir la conservación de la anchoa después de su fileteado, el resultado es el filete de anchoa en aceite, el procedimiento más conocido y extendido en la actualidad para su consumo.