Mi abuelo encargado y director de una empresa conservera, fue el que en esencia impulsó este trabajo lleno de sacrificio y pasión, su repentina muerte hizo de mi padre un muchacho con grandes inquietudes y un prematuro afán de progresar y salir hacia adelante, algo que con su joven edad y los tiempos que corrían seguro no fue nada fácil, aunque con toda seguridad fue un reto apasionante y poderosamente atrayente.

Este significativo periodo de tiempo marca la solera de esta empresa, que tiene sus orígenes en una modesta fábrica fundada en 1.965 por Miguel A. Leonardo García, en Laredo, pueblo pesquero por tradición y situado a orillas del Mar Cantábrico.
LOS INICIOS
Pasan los años y nuestra idea en esencia de mejorar día a día en la elaboración de nuestros productos sigue intacta y pura como al principio. Conscientes de que debemos satisfacer las necesidades y crecimiento de nuestros clientes y consumidores, surge en nuestra mente el desarrollo de un nuevo proyecto: La construcción de una nueva fábrica de 7.000m2 en el año 2001.

Con el apoyo de toda la familia, pilar fundamental de este proyecto, evolucionamos y nos convertimos en lo que somos hoy en día, una empresa con un personal altamente cualificado, fiel a las formulas originales en la fabricación y elaboración de todos nuestros productos y con la maquinaria más avanzada y moderna del sector, sometido todo a rigurosos sistemas de control y aseguramiento de la calidad; Todo ello nos satisface enormemente y nos obliga al mismo tiempo a mejorar continuamente para poder seguir ofreciendo al mercado tanto Nacional como Internacional productos de la máxima calidad, Productos Leonardo.